La mirada de Martha Alles | Notas | Recursos Humanos

La incidencia de las competencias en la conciliación de la vida laboral y personal

Por Martha Alles (*)

Todas las personas que trabajan tienen vida profesional y personal: los varones, las mujeres, los mayores y los más jóvenes, los que trabajamos en el mundo de las organizaciones o los que lo hacen en cualquier otro ámbito, incluso las personas que no trabajan tienen otros intereses que armonizar.

El concepto “Conciliar vida profesional y personal” hace referencia a la tarea constante que todas las personas realizan para lograr, con equilibrio, su desarrollo laboral por un lado y por otro la plena realización de los deseos personales.

¿Por qué utilizar el verbo conciliar?

Si bien las fuerzas profesionales y personales pueden parecer contrapuestas, se debe buscar la forma de componer y ajustar la relación entre ambas. Una actividad necesita a la otra; las personas se sienten completas cuando logran equilibrar las fuerzas entre las dos vertientes.

Las personas buscan el equilibrio entre sus actividades y este equilibrio es un “arte”, ya que no se logra de manera estable y necesita ser construido todos los días.

El rol de la organización para mejorar la conciliación de la vida laboral y personal de sus colaboradores

La situación ideal, tanto para varones como para mujeres, es la compatibilización de diferentes actividades e intereses junto con el logro de éxitos profesionales y contrariamente a lo que puede creerse, no es un problema que incumbe solo a las personas, de manera individual, sino que – por el contrario- es un tema de las organizaciones, y también, de las personas.

Desde la perspectiva de las organizaciones, llevar a cabo acciones para mejorar la relación entre la vida profesional y personal será siempre una buena inversión. Buenas prácticas tales como explorar la motivación de las personas en procesos de selección, el teletrabajo, encuestas de satisfacción laboral y valores personales, y la implementación de un modelo de competencias que incluya competencias adecuadas para la conciliación de vida profesional y personal, será de gran ayuda para la consecución de este propósito.

Las competencias y su relación con la conciliación de vida profesional y personal.

Las organizaciones del siglo XXI se preguntan a diario cómo incluir la “armonización” de los distintos intereses de los colaboradores en las buenas prácticas organizacionales, y, para tratar esta problemática sugiero que es primordial la inclusión de dos competencias dentro del Modelo de competencias de todas las organizaciones. Para quienes no estén familiarizados con el tema es importante destacar que las competencias representan características que se desea que los integrantes de una organización posean, e implican un determinado patrón de conducta a alcanzar.

Por un lado deberíamos incluir la competencia Responsabilidad personal como cardinal. Cardinal significa que es aplicable a todos los integrantes de la organización.

  • Responsabilidad personal es la capacidad para mantener el balance entre las obligaciones personales y profesionales, promover el logro de los objetivos corporativos y un adecuado ambiente laboral.

Las actividades profesionales están de alguna manera contrapuestas con las personales y viceversa; y las personas intentan balancear aquellas cosas en las cuales les gustan o les producen bienestar con aquellas que no son igualmente satisfactorias que las primeras. Esta balanza inclinada puede ser, según la persona, en una dirección u otra.

Por otro lado, deberíamos incluir también la competencia Liderar con el ejemplo como específica para niveles gerenciales u otros niveles que tengan entre sus funciones la supervisión de personas.

  • Liderar con el ejemplo es la capacidad para comunicar la visión estratégica y los valores de la organización a través de un modelo de conducción personal acorde con la ética y para motivar a los colaboradores a alcanzar los objetivos planteados, con sentido de pertenencia y real compromiso. Capacidad para promover la innovación y creatividad, en un ambiente de trabajo confortable.  

Si bien la segunda parte de esta definición no parecería estar directamente relacionada, hay que mencionar que la mejora en los métodos de trabajo beneficia – de manera indirecta – la calidad de la vida personal, así como el cuidado del clima laboral. Además, otro concepto a destacar es la importancia de los jefes en la consecución de los planes organizacionales, por lo cual contar con jefes que puedan ser un ejemplo y llevar a la vida cotidiana no solo la visión organizacional, sino también los valores, es sumamente relevante en el contexto actual que nos toca vivir.

Estas competencias deberían ser una realidad que integre modelos tanto de grandes como de pequeñas organizaciones, de forma tal que se cree una cultura en la que se alcancen los objetivos organizacionales cuidando al mismo tiempo los objetivos personales de sus colaboradores.

Compartir

Lecturas relacionadas

Conciliar vida profesional y personal
Dos miradas: organizacional e individual
Ed. Granica, 2010

Diccionario de Términos de Recursos Humanos
Ed. Granica, 2011

(*) Martha Alles
Consultora Internacional en Gestión por Competencias. Autora latinoamericana con más de 30 títulos publicados sobre recursos humanos, liderazgo y management personal. Sus libros se comercializan en todo Hispanoamérica.
Presidenta de MARTHA ALLES CAPITAL HUMANO , consultora regional que opera en todo Latinoamérica, lo que le permite unir sus amplios conocimientos técnicos con su práctica profesional diaria.
En los últimos 2 años ha dictado conferencias y seminarios en Costa Rica, Venezuela, Bolivia, Uruguay, Chile, México, Guatemala, Perú, El Salvador, Ecuador, Panamá, entre otros. Además de numerosos seminarios en su país, Argentina.

Martha Alles

COMPARTIR